CONDONES Y NONOXINOL 9

El nonoxinol-9 (N-9) es un espermicida, inicialmente se recomendó su uso junto con el preservativo para evitar embarazos no planificados.

A pesar de que los estudios de laboratorio muestran que el N-9 mata al VIH en tubos de ensayo, los datos disponibles del espermicida N-9 para prevenir la transmisión sexual del VIH en situaciones reales son inconsistentes y no permiten sacar conclusiones. No hay evidencia alguna de que los condones lubricados con N-9 den una protección adicional contra la transmisión de ITS, comparados con los condones lubricados con otros productos.

Un estudio presentado durante la XIII Conferencia Internacional SIDA 2000, mostró que el N-9 irrita el tejido vaginal o rectal de manera tal que produce una mayor susceptibilidad frente a las infecciones de transmisión sexual incluido el VIH/SIDA. Debido a ello se recomienda que las personas que tienen múltiples actos sexuales al día como es el caso de las trabajadoras sexuales deben evitar el uso de condones con N-9.

Si bien los estudios realizados sobre la efectividad del N-9 se han llevado a cabo sólo en mujeres trabajadoras sexuales, es recomendable usar de preferencia los condones sin nonoxinol-9 a la luz de las últimas investigaciones.

Sin embargo esta información no debe alarmarnos pues la mayor parte de los condones en el mercado no contienen nonoxinol-9.

Las noticias que han circulado en los medios de comunicación sobre el N-9 y los condones ha generado mucha confusión.