NUESTRO CUERPO TAMBIÉN HABLA

p3Algo muy común que suele ocurrirnos durante la adolescencia es que empezamos a sentir cambios, deseos, dudas que van incrementándose mientras vamos creciendo. Un ejemplo de esto son las manifestaciones sexuales, el modo en que nuestro cuerpo (y mente) expresan nuestra sexualidad.
Entre las manifestaciones más comunes están: la masturbación, el observar pornografía, las relaciones sexuales, las caricias, los “sueños húmedos”, las erecciones involuntarias, etc.

Es cierto que para muchos jóvenes nos es difícil enfrentar esta nueva situación, principalmente porque aún no se puede hablar abiertamente del tema y en lugar de recibir información, lo que se recibe son reproches basados en creencias y que lo único que causan son temores y culpas en un proceso que es totalmente normal en esta etapa de la vida.

Finalmente, debemos saber también que estas manifestaciones pueden darse en distintos momentos y que también pueden ser diversas ya que los modos de vivir nuestra sexualidad son definidos por nosotros mismos y lo importante es que lo sintamos como un proceso normal de nuestra vida y si es que tenemos dudas o inquietudes, busquemos información, y luego compartirlo con nuestros amigos o amigas para que ellos también puedan estar al tanto y vivan tranquilamente su sexualidad, libre de culpas o temores.

Por: Gustavo Acosta R.