EL ENAMORAMIENTO Y EL AMOR

aEL ENAMORAMIENTO

Es algo que es muy difícil de definirlo porque no existe ninguna palabra que traduzca totalmente el carácter extraordinario y la intensidad de las sensaciones que despierta la persona enamorada. Cuando se presenta es como si todo, por arte de magia, se encendiese, se cargara de color, se transformara, se convirtiera en poesía. Nos enamoramos de alguien cuando lo conocemos y sentimos que tenemos “química”.

Las intensas emociones confunde producen perturbación e inquietud, acompañada de angustia, deseo, felicidad y gran placer. Hasta la química de nuestro cuerpo cambia, dentro de él se producen unas sustancias llamadas endorfinas. Nos sentimos felices y andamos todo el día “en la nubes”. Cuando estamos enamorados nos parece que nuestra pareja es perfecta y la persona más maravillosa del mundo. Al estar enamorados estamos de buen humor y pasamos buen rato de nuestro tiempo pensando en la otra persona.

Pero claro, este amor “romántico” no es lo único que puede suceder… veamos más.

EL AMOR

Empezamos a amar cuando dejamos de estar enamorados. ¿Qué? Así es.

Generalmente cuando estamos enamorados idealizamos a la otra persona de tal manera que nos parece perfecta.

d andreaEl amor requiere conocer a la otra persona, requiere tiempo, requiere reconocer los defectos y virtudes del ser amado, requiere ver lo bueno y lo malo de la relación también saber qué es lo que se necesita mejorar. No quiere decir que enamorarse no es bueno, al contrario es maravilloso. Sin embargo es sólo el principio. Muchas personas son adictas a estar enamoradas; terminan sus relaciones cuando la magia de haber conocido a alguien nuevo desaparece, o cuando empiezan a ver defectos en la otra persona y a darse cuenta que no es tan perfecta como pensaban.

No puedes amar a quien no te ama y menos cuando no te amas a ti mismo/a.

El verdadero amor no es ciego. No es un sueño con tu príncipe azul o con tu princesa encantada; el amor verdadero está basado en la realidad.

“Empezamos a amar, no cuando encontramos una persona perfecta, sino cuando aprendemos a ver perfectamente una persona imperfecta”.

JIMMY ACUÑA
GUSTAVO ACOSTA